Nuevo acuerdo entre las FARC y el gobierno de Colombia

By | diciembre 2, 2016

El Congreso colombiano, dominado por los partidos favorables al presidente Juan Manuel Santos, ha ratificado el nuevo acuerdo de paz firmado la semana pasada por el gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Dos meses después de que el acuerdo original fuera rechazado en referéndum, Santos ha dado el paso necesario para implementar un pacto que pondrá fin a 52 años de guerra civil. Antes ha tenido que introducir decenas de cambios en aquel texto firmado en septiembre ante la comunidad internacional en Cartagena de Indias, en un intento de obtener el apoyo de los partidarios del no en el referéndum. Las FARC se tendrán que concentrar ahora en las zonas donde pasarán a la vida civil. El ejecutivo, mientras tanto, tendrá que avanzar en el marco institucional que apoye al plan de paz.

Luz verde en el Senado

El gobierno consiguió en el Senado 75 votos a favor y ninguno en contra, un resultado parecido al que se obtuvo a la Cámara de los diputados (130 apoyos). En este caso, no hubo votos negativos porque el expresidente Álvaro Uribe (2002-2010), que rechazó el acuerdo durante el debate, hizo que sus diputados abandonaran la cámara durante la votación. El uribismo mantiene intacta la negativa frontal al texto, a pesar de los cambios incorporados después del referéndum. Su argumento es que los crímenes de la guerrilla quedarán impunes.

Colombia ha dado un paso imprescindible hacia la paz, pero está más dividida. Para Santos, en cambio, ayer fue el día D, el pistoletazo de salida para la implementación de los acuerdos. “En cinco días empieza el desplazamiento de las FARC hacia las zonas donde empieza el proceso de desarme. Al cabo de 150 días, todas las armas de la guerrilla estarán en manos de la ONU y las FARC dejarán de existir como grupo armado ilegal. En seis meses, tendremos el conflicto totalmente liquidado”, dijo Santos, que tendrá que preparar un paquete de leyes necesarias para aplicar el acuerdo, empezando por una amnistía a todos los guerrilleros acusados sólo de rebelión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *